Conferencia «Distintos aspectos del catarismo»

Por Miguel Álvarez Garós

28 de enero de 1990

PUNTOS TRATADOS

– Breve introducción histórica sobre el País del Languedoc y su relación con la Corona de Aragón.

– Breve exposición de la religión cátara, su entronque maniqueo y la interpretación del Evangelio y el Apocalipsis de San Juan.

– La Iglesia Cátara como Sociedad Secreta: organización, rituales y simbología con especial mención en el Sacramento del consolamentum y su cruz simbólica.
– El tesoro cátaro: ¿oro?, ¿libros?, ¿esmeraldas?, o …. El Santo Grial.

– Hipótesis de un camino iniciático en Aragón con su culminación en Montsegur. Recorrido del Santo Cáliz hasta SOS o desde SOS.

-Huellas del catarismo en la Corona de Aragón.

– MONSEGUR: Templo Solar.

BREVE INTRODUCCION HISTORICA SOBRE EL PAIS DEL LANGUEDOC Y SU RELACION CON LA CORONA DE ARAGON.

La región occitana francesa comprende los antiguos territorios dependientes de la Corona de Aragón. Denominada también MIDI por los franceses con alusión a su luminosidad (mediodía). Coincide aproximadamente con los territorios de habla de OC y por ello, a esta zona se le denomina también LANGUEDOC.

En las fechas a que voy a hacer referencia, el uso de la lengua de Oc era corriente entre el pueblo, creando una unidad cultural y lingüística en toda la Occitania contrapuesta a la cultura del norte, donde predominaba la lengua de OIL.

Además de la diferencia lingüística, debemos pensar que ciertas zonas de esta región han sido administradas por los musulmanes durante más de 40 años, con lo que parte de la cultura y forma de pensar de oriente, ha llegado hasta estas tierras.

Por todo ello, el pueblo occitano trata de tener una identidad propia y diferenciada de la vecina Monarquía Francesa.

La única forma de no ser sometidos por sus vecinos es el sometimiento a la Corona de Aragón para gozar de su protección frente al imperialismo que viene del norte.

Para Aragón, el experimento occitano es interesante pues la va a permitir crear un imperio pirenaico desde el Ebro hasta el Garona, vieja idea acariciada y fracasada por la civitas convenarun romana, y posteriormente fracasada, así mismo, por visigodos y musulmanes.

Es con Alfonso II de Aragón (1162-1196) y como fruto de una política expansionista, que logra asentar su dominio en Provenza, Rosellón, Foix, Bigorra, Bearne, Carcasone, Montpelier y Carlat.

Con Pedro II «El Católico» (1196-1213) adquiere su mayor éxito este intento de imperio pirenaico que en 1213 salta en mil pedazos capitulando definitivamente el sueño en 1258 con el abandonismo definitivo de la Corona de Aragón, firmado en el tratado de Corbeil.

Vamos a detenernos en el período de Pedro II el Católico nacido en Huesca en 1178 y muerto en Muret el 13 de septiembre de 1213 por ser este el periodo que más nos interesa en la exposición del tema.

Nombrado rey de Aragón el 25 de marzo de 1196 es coronado rey en Roma el 11 de noviembre de 1204 por el Papa Inocencio III siendo la primera vez que un monarca aragonés es coronado por el Papa.

Cuenta la leyenda que la coronación de Pedro II fue algo accidentada pues parece que, hasta esta fecha, el Papa coronaba a los Reyes con los pies cosa que nunca fue del agrado de Pedro II y por ello mandó construir su corona de pan blando para dificultar la instalación de la corona con los pies del Papa viéndose obligado a ponérsela con las manos.

Leyendas aparte, el episodio indica de por sí la desgana con que el monarca se somete a la Santa Sede y se convierte en Vasallo de San Pedro. Cierto que con la coronación obtuvo algunos beneficios políticos pero la elocuencia de la leyenda habla por sí sola.

Hecho importante de Pedro II es estabilizar y pacificar las fronteras con Castilla, lo que le va a permitir dedicarse con más atención al MIDI francés. Con su reinado aparecen oleadas de provenzales en la corte aragonesa que dan a conocer sus costumbres y sus trovadores en nuestros territorios.

Realmente puede decirse que Pedro II se ha ganado a los occitanos que le respetan.

Por esa época surge el movimiento herético cátaro que desde el primer momento tiene como valedor al conde de Tolosa Raimundo VI.

La Monarquía Francesa se sirve del incipiente movimiento herético y ve la ocasión de aprovechar su influencia frente al Papa para conseguir una rápita condena del catarismo. Es así como en el año 1208 Inocencio III declara la cruzada contra los albigenses.

En 1208 comienza la caza de brujas, se abre la veda contra el hereje y los condes de Nevers, Montfort, Leicester y Saint Paul toman por la fuerza Beziers (Dios reconocerá a los suyos matando más de 3000) y sitian Carcasona con el mismo fin siendo impedido por la presencia de Pedro II que logra disuadirles.

Sin embargo, la intolerancia y la represión se apodera de los cruzados y en 1210 en la toma de Minerva se quema a 140 cátaros. Además, se toma Termes, tras un largo sitio de 9 meses se consigue la reducción del castillo de Lastours y se pone sitio a Foix. Puede decirse que la guerra es un hecho en el Languedoc.

En 1211 y al objeto de pacificar la zona conciliando a los condes de Tolosa y Foix con la Iglesia, se reúnen en Narbona Simón de Monfort y el conde de Tolosa con los legados de Arnau, abad del Císter y Ramón, Obispo de Usez bajo la presencia de Pedro II.

Para resolver las cosas, Pedro II propone casar a su hijo, el futuro Jaime I con la hija de Simón de Monfort y aunque el matrimonio no se efectúa, Jaime queda en posesión de Simón.

Pedro II regresa a Aragón y teniendo en cuenta las buenas relaciones a que ha llegado con el Rey de Castilla, le ayuda en la batalla de Las Navas de Tolosa y la toma de Jaén.

Sin embargo, la represión continúa y Pedro II, ante la llamada del Conde de Tolosa, regresa a Languedoc para defender a sus súbditos.

Llega a principios del año 1213 y pone directamente bajo su protección a los condes de Tolosa, Foix y Comenges y dirige una ofensiva contra los cruzados que, al mando de Simón de Monfort, se habían fortificado en Muret.

Pedro II sitia Muret el día 10 de septiembre y prepara la batalla para el día 13.

Nada más comenzar la batalla y por el exceso de temeridad, Pedro II cae mortalmente herido.

El cadáver es recogido por los hermanos hospitalarios y llevado a Tolosa.

Posteriormente, en el año 1217, el cadáver fue llevado y enterrado en el Monasterio de Sijena en la provincia de Huesca.

Sin ningún tipo de protección los acontecimientos se van precipitando con la creación en 1215 de la Inquisición.

En 1232, Gilabert de Castres obtiene de Raimundo de Pereille autorización para ser ocupado por los cátaros el castillo de Montsegur convirtiéndolo en la plaza fuerte del catarismo y preparándole defensas en la montaña.

En 1239 en Montwimer, 183 cátaros son quemados y definitivamente en 1244, el 16 de marzo cae Montsegur, refugio del catarismo y 205 cátaros son quemados.

Queda todavía el castillo de Queribús tomado en 1255 y que, según parece, sin ningún resultado pues los sitiados habían conseguido huir por la noche a través del Canigó a Cataluña.

En estas circunstancias se formó un movimiento migratorio por las persecuciones hacia Aragón de multitud de cátaros que sabían que en el territorio aragonés estarían protegidos.

Pero no sólo vinieron ellos, sino que con ellos en Cataluña empezó a florecer el oro cátaro dando pie a una potencia financiera mediante la cual, abandonando el sueño del imperio Pirenaico, se comenzó por la Corona de Aragón la expansión del Mediterráneo, tan fecunda en los años siguientes.

Sin embargo, la Inquisición sigue y persigue a la herejía Cátara introduciéndose en Cataluña, pero sabido es que en la Corona de Aragón nunca gozó esa Inquisición de entusiasmo ni de colaboración.

Por otra parte, la incipiente y tolerante burguesía catalana que en esos momentos se forma es la tapadera ideal para proteger a todos aquellos «herejes» que logran huir del sur de Francia.

Sabido es que el núcleo receptor más importante fue Manresa, y que siendo un oficio mayoritario entre los cátaros las labores como tejedores, no es casualidad que Manresa llegase a ser posteriormente la capital del tejido, y el continuo aumento de telares en toda la zona catalana.

Esplendor, pues, para Aragón y decadencia total para el pueblo occitano que irremisiblemente cae bajo el imperio de la Monarquía Francesa.

BREVE EXPOSICION DE LA RELIGION CATARA, SU ENTRONQUE MANIQUEO Y LA INTERPRETACION DEL EVANGELIO DE SAN JUAN.

Guion:

-EL DUALISMO

-CAIDA Y CREACCION DEL HOMBRE

-LA COMPOSICION DEL HOMBRE, LA METEMPSICOSIS

-LA REVELACION

-MISION DE CRISTO Y MECANISMO DE SALVACION

-EL BAUTISMO

-LA ESCATOLOGIA

 

EL DUALISMO

Se distingue en los estudios religiosos del siglo XIII dos tipos de dualismo religioso en los cátaros. Uno mitigado en el que sólo hay un principio de todas las cosas y otro absoluto según el cual existen dos principios de todo lo existente. Al primero se le denomina traducianismo y al segundo origenismo.

Según el traducianismo Dios creó el mundo celeste y la materia con sus cuatro elementos. Su ángel rebelde Satanás se encerró en la materia con el alma de dos ángeles, Adán y Eva.

Estas almas, a través de generaciones sucesivas, han dado nacimiento a todas las almas posteriores. Alma y cuerpo son creados simultáneamente. Para el origenismo, los espíritus emanados de Dios como los rayos de sol preexistían en el cielo hasta que, atraídos por la seducción de la materia, cayeron y fueron encerrados por Satanás en túnicas de piel, que son los cuerpos de los hombres y de las bestias y que hacen olvidar su origen celeste. Pasan de cuerpo en cuerpo estos espíritus por la metempsicosis.

El primer sistema se aplicó en Bulgaria y Asia Menor (Bogomilos) y por algunos cátaros de Lombardía. El segundo es el que se desarrolló en el resto de Europa y fundamentalmente en el Midi.

Existe un Principio de Luz, Dios, de donde provienen las cosas espirituales (ángeles y almas) y un principio de tinieblas, Lucifer de donde provienen las cosas temporales. Como Dios es bueno, el mal no puede venir de él. Sin embargo, el mal existe por lo que es necesario otro principio.

Según el Génesis las tinieblas estaban sobre la cara del abismo y el mundo ha comenzado por las tinieblas. El mal es pues el autor del mundo.

Dios es el Dios del Nuevo Testamento, el Dios vivo y verdadero, el Dios bondadoso, el Padre de la luz, el Padre justo y de los justos y el Padre Santo. Su atributo esencial es la estabilidad: «No destruirá nada de lo que ha hecho».

Opuesto a él está el Dios del Antiguo Testamento: es variable, se arrepiente de haber hecho al hombre, ordena la masacre de los habitantes de Canaán, se deja ver por Moisés mientras que dice a Juan: «Nadie ha visto jamás a Dios». Sus obras son esencialmente transitorias: «El Cielo y la Tierra pasarán, así como el cuerpo del hombre».

Por todas estas vicisitudes en el Languedoc se le atribuyen las alteraciones de este mundo bajo. El Conde Raimond Sexto decía: «Se ve que es el Diablo quien ha hecho el Mundo, porque nada nos lleva a desearlo”.

Ante la caída al suelo un creyente exclama: «Maldito sea el señor que ha hecho este cuerpo”.

Cuando el Nuevo Testamento dique que Dios ha hecho el cielo y la tierra, según los cátaros se refiere al cielo nuevo y la tierra nueva de la Jerusalén Celeste según se menciona en el Apocalipsis.

Según San Juan se puede decir que todo ha sido hecho por El Verbo de Dios y sin El la nada, es decir, el mundo es la nada. En 1247 el gran anciano Pierre Authíe decía: «Todas las cosas visibles son nada, y especialmente el hombre es pecado y nada”.

CAIDA Y CREACION DEL HOMBRE

Del combate entre Dios y el principio del Mal, el cielo fue objeto de una agresión de la tierra, separada por siete cielos superpuestos encima bajo un firmamento de cristal.

El mundo de arriba triunfó y los malos espíritus fueron precipitados a través del firmamento. Este mito del Apocalipsis se resumía en la Predicación: «Hay dos dioses que han tenido una dura batalla en el cielo y la sangre llegó hasta la altura de las paredes de una ciudad”.

Es Lucibel que a partir de la caída se denomina Lucifer, la estrella de la mañana. Una oración de los creyentes decía: «Han caído del Paraíso de dónde Lucifer los ha sacado con el pretexto de que Dios les ha engañado cuando les promete el bien; el diablo les prometía el mal y el bien y les decía que les daría mujeres que amarían mucho.

Que serían condes, reyes y emperadores, todos tendrían el poder de hacer el bien y el mal como todos lo tienen arriba. Lo que era mejor que arriba puesto que arriba sólo se podía hacer el bien. Así subieron sobre un cielo de cristal cayendo y pereciendo”.

Los espíritus que cayeron en la tierra siguiendo a Lucifer son los demonios. Pero otros espíritus que no consintieron, pero que tuvieron la imprudencia de aproximarse, cayeron involuntariamente con los otros. Es así que, con la confusión cayeron algunos que no habían pecado y que serán salvados. Ellos son los espíritus de los hombres y de las mujeres.

Original mito que sólo se produjo en el siglo tercero. El cuerpo del hombre es creación del Diablo, su alma es creación de Dios.

Por eso en una oración cátara se dice: » Oh Señor, juzga y condena los vicios de la carne, no tengas piedad de la carne, pero ten piedad del espíritu que vive en esta cárcel”.

EL COMPUESTO HUMANO, LA METEMPSICOSIS

El hombre no es sólo cuerpo y alma, sino que es triple como dice San Pablo y los Padres de la Iglesia, se compone de cuerpo, alma y espíritu.

El cuerpo no es más que la materia. Está animado por el alma, que no es celeste y que según el Levítico es la sangre de la vida física. Cuando hablábamos de alma en esta trilogía hablamos del espíritu de lo que cayó del cielo.

Los seres celestes, antes de la caída, estaban compuestos de la misma forma y el dragón arrastró con su cola la tercera de las estrellas del cielo. Esta tercera, es el alma, la parte media del ser celeste que en su caída ha dejado en el cielo su cuerpo y su espíritu. La salvación no será otra cosa que la reunión en el cielo de los tres elementos.

En la tierra, la unión de un cuerpo perecedero, obra del Diablo y del alma celeste y eterna no puede tener más que una solución. Si el alma a la muerte del cuerpo no vuelve al cielo, está obligada a incorporarse en un nuevo nacimiento. Es la metempsicosis que se opera tanto en el cuerpo de los animales como de los hombres.

LA REVELACION

El hombre se encuentra trabado por el pernicioso consejo de “creced y multiplicaos” por vía de generación y sin solución de continuidad. El hombre quedaría permanentemente encadenado.

Es necesario pues que Dios envíe a alguien para que dé a conocer al hombre esta revelación esencial.

El enviado llega pues al reino del Diablo para dar al hombre el medio de escaparse. Dios compone un libro, el Evangelio en el cual está inscritas todas las vicisitudes que tendrá el enviado y se dirigió a sus espíritus para que saliera un voluntario para esta acción. Ninguno se atrevió salvo un espíritu llamado Juan en el cielo que debería llevar el nombre de Jesús en este mundo.

La misión pues del Cristo será llevar el conocimiento perdido del bien, la gnosis.

Los cátaros citaban todos los pasajes del Evangelio que atribuían la inferioridad del hijo. Por ejemplo, San Mateo 24,35: » El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Mas de aquel día y hora nadie sabe nada, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre » y en San Juan 14,28 «Habéis oído que os he dicho me voy y volveré a vosotros. Si me amarais os alegraríais de que me fuera al Padre porque el Padre es más que Yo». En Apocalipsis 7,2 «Luego vi a otro ángel que subía del Oriente y tenía el sello de Dios vivo».

Sin embargo, Cristo es de la misma naturaleza que el Padre, del que ha emanado, como despíritu puro y es su Hijo. Es uno con el Padre, como lo serán sus discípulos, que el Padre le ha dado.

MISION DE CRISTO Y MECANISMO DE SALVACION

Cuando Cristo baja a la Tierra, al atravesar los siete cielos, en cada uno de ellos, va perdiendo parte de su esplendor celeste llegando a la tierra pareciéndose a los espíritus que la habitan.

Aparece al lado de María como un niño recién nacido. Según el tolosino Pierre Garcías, explicaba a los franciscanos: «Cristo, la Virgen María y San Juan el Evangelista descendieron del cielo y no son de nuestra carne. Cristo llegó a la Virgen y a San Juan en testimonio». Sin embargo, opiniones más sabias cátaras dicen: «María no es más que una alegoría, en la Iglesia Cátara, el templo, el dominio en el cual Cristo ha venido. María y el pueblo de Dios son el dominio de Cristo según San Juan 1,11.

Al ser Cristo espíritu puro no pudo tener apariencia humana. Sus milagros no fueron materiales y el no opera más que en cuestiones espirituales. Las prohibiciones y los preceptos positivos de Cristo constituyeron la regla de los que quieren seguirle. Es la penitencia tal como se la entendía no como un arrepentimiento sino como una conversión y el grado de pecado es indiferente. Para ayudarle a sacar el alma de los hombres, Cristo ha descendido con doce espíritus celestes simbolizados por las doce canastas de migajas de la multiplicación de los panes. Posteriormente en Samaría (multiplicación de panes y peces) estos apóstoles espirituales dieron a doce hombres una de cada canasta de migajas de las doce y así se convirtieron en apóstoles carnales teniendo el mismo poder que los espirituales. Por eso en la reunión de Pentecostés, San Juan 15,19 dice: «Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo, pero, como no sois del mundo, porque yo al elegiros os he sacado de él, por eso os odia el mundo».

Además, Cristo lleva con El en su bajada a la tierra, los espíritus que tenían las criaturas celestes antes de la caída. El número de estos espíritus y por consiguiente de las almas a salvar está simbólicamente evaluado por el Apocalipsis 7,4: «Y oí el número de los marcados con el sello: 144.000 sellados de todas las tribus de los hijos de Israel».

Cumplida su misión, Cristo sufre la pasión, que no es un sufrimiento físico, sino que es el oprobio de estar en contacto con lo más abyecto de este mundo. Después de sufrir el suplicio de la Cruz, sube a su Padre sin estar muerto porque el hijo de Dios no podía morir.

EL BAUTISMO

Un sacramento es necesario para que se opere la reunión, concebida como un matrimonio místico entre el alma y el espíritu descendido del cielo a la venida de Cristo. Es a ello cuando Cristo se refiere: «Serán dos en una sola carne», ya que en el matrimonio corriente deja dos personas en dos carnes diferentes.

Este bautismo que permitirá la reunión, el bautismo del espíritu y del fuego, el descendimiento del espíritu santo cuyo modelo fue Pentecostés. San Marcos 16,16: «El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará».

Este no es el bautismo de San Juan Bautista, antagonista de Cristo. Este es el bautismo a que se refiere Juan Bautista cuando dice que detrás de él vendrá quien los bautizará en el Espíritu Santo, San Mateo 3,11.

Este bautismo opera evidentemente por la imposición de las manos de quien lo da, lo que no hace el bautismo de agua, según los Hechos de los Apóstoles.

Después de Pentecostés este bautismo hace a los hombres cristianos e hijos de Dios y ha sido transmitido por una sucesión apostólica ininterrumpida hasta la época de la que estamos hablando.

El bautizado recibe el poder de los Apóstoles que prometió Cristo lo que le obliga a respetar la regla: «Si quieres recibir este poder y esta potencia es preciso cumplir todos los mandamiento de Cristo y del Nuevo Testamento y sabed que ha mandado que el hombre no cometa ni adulterio, ni homicidio, ni mentira, que no jure, que no robe, que no haga cosas que no quieran que le hagan, que perdone a quien le ha hecho daño, que ame a sus enemigos, que rece por sus acusadores y adversarios y que les bendiga, que si les golpean en una mejilla pongan la otra, que si les quitan la camisa, se les de la capa, que no se juzgue ni se condene».

Ante este nuevo bautismo, el espíritu de cada hombre entra y sale en él, inclinándolo al bien cuando está presente. Es lo que se le denomina Ángel de la Guarda.

Es otro matrimonio que hace el hijo de Dios. Es el matrimonio entre el alma y el espíritu porque el alma reside siempre en el cuerpo del hombre hasta la muerte. Después del bautismo el espíritu santo está unido al alma por el matrimonio místico: «con la imposición de las manos el alma recibe su propio espíritu que ha dejado en el cielo”.

Una recaída en la materia es pues imposible.

Si el bautizado antes de su muerte se aleja de la regla apostólica, la Iglesia Cátara podrá bautizarlo de nuevo y volver a la unión.

LA ESCATOLOGIA

Como todas las religiones que creen en la Reencarnación, el comportamiento en cada cuerpo condiciona la cualidad de la Reencarnación siguiente. Por una vida piadosa de creyente siguiendo la mayor parte de los preceptos evangélicos, se prepara uno una reencarnación en una bella túnica, en un cuerpo que será el de un perfecto, y cuya muerte pondrá término al ciclo de las generaciones.

Según que en la caída original se hubiera pecado poco o mucho, la vuelta al cielo será más rápida o lenta. Pero todos los espíritus, todas las almas que cayeron del cielo, antes del fin del mundo volverán a ir.

En cambio, los que ayudaron expresamente al diablo, como se convirtieron en demonios, no irán al cielo hasta el día del juicio. Pero si todos o alguno volverán al cielo el día del juicio, nadie lo sabe porque es un secreto de Dios.

El fin del mundo no llegará hasta que todas las almas, todos los espíritus hechos por el Padre Celestial en el cielo, que pecaron y cayeron, no sean reincorporados a unos cuerpos en los que sean buenos cristianos.

Según esto, evidentemente no existe el infierno. El infierno es la tierra. No hay tan poco juicio a hacer en elegidos y condenados. El juicio como dice San Juan: «El Príncipe de este mundo ya ha juzgado».

EL juicio del final de los tiempos no será más que una distinción, una clasificación, entre los espíritus vueltos a su estado primero.

En este estado de bienaventuranza, la pareja alma-espíritu será librada del sexo femenino, creación diabólica. Las almas de los hombres y las mujeres no difieren entre ellas. Es en la carne de los hombres y de las mujeres que Satanás, dios de este mundo, ha creado una diferencia.

Después del último y segundo juicio será operada la reunión definitiva espíritu, alma, cuerpo celeste. Los espíritus encontrarán su vestido blanco, su trono y su corona.

Los espíritus se encontrarán en el estado beatífico en la visión de la cara de Dios.

No habrá más resurrecciones de cuerpos terrestres. Y por ser de modalidad temporal el mundo, la creación volverá a la nada: «Después del fin del mundo, todo este mundo visible será lleno de fuego, azufre, de pez y será consumado. La mar subirá, el cielo descenderá, el fuego quemará la mar, la mar apagará el fuego. Los elementos obra de los malvados, tenderán a destruirse unos y otros hasta que se vuelva al caos original.

Como en la restauración final las condiciones serán de nuevo como en el origen de los tiempos, los malos principios comenzarán sus maquinaciones y el combate volverá a comenzar.

Este sistema puede parecernos extravagante, pero posee una lógica interna y expresa una forma de pensar y de interpretar las escrituras que ya se hizo desde el siglo II al IV en la escuela de orígenes.

LA IGLESIA CATARA COMO SOCIEDAD SECRETA: ORGANIZACION, RITUALES Y SIMBOLOGIA CON ESPECIAL MENCION EN EL SACRAMENTO DEL CONSOLAMENTUM Y SU CRUZ HISTORICA

Guion:

-LA IGLESIA

-ESTRUCURA MONASTICA DE LA IGLESIA

-LA CASA DE LOS CRISTIANOS

-EL NOVICIADO

-EL RITO DEL BAUTISMO

-EL BAUTISMO Y EXTREMIS DE LOS ENFERMOS

-LA REGLA: CONTINENCIA Y ABSTINENCIA

-LA REGLA: LA VERDAD

-LA REGLA: PROHIBICION

-PROHIBICION DE LA PENA DE MUERTE Y EN LA JUSTICIA

-LA REGLA: EL TRABAJO

-ORACION Y RITOS HABITUALES

-LA PREDICACION

 

LA IGLESIA

Consideran su iglesia, que no miente ni engaña la verdadera iglesia de los apóstoles y por lo tanto la iglesia del Nuevo Testamento. A la iglesia de Roma la consideran mala.

Critican abiertamente el culto a la cruz como vergonzoso.

La Iglesia Cátara, la Iglesia de Dios la constituyen el conjunto de los cristianos que han recibido el bautismo del espíritu (consolamentum).

No tienen ningún templo ni lugar consagrado ni les es necesario pues Dios está en todas partes.

Esta iglesia se compone de iglesias particulares, independientes una de las otras. Ninguna de ellas debe atentar contra los derechos de la otra. Debe haber paz entre ellas.

Cada una de estas iglesias particulares tiene a la cabeza un obispo, acompañado de dos personajes que tienen dignidad episcopal: el Hijo Mayor y el Hijo Menor llamados a sucederse automáticamente. El número de obispos es función del número de perfectos, pero en 1167 se comienza una delimitación geográfica.

Por debajo del obispo y de sus coadjutores se encuentra el diácono que tiene competencia sobre un territorio determinado. Tiene además la función penitencial, asegura la predicación y el ministerio de la iglesia y asiste con el bautismo a los que van a morir, así como administra el patrimonio.

Por debajo de él se encuentra el anciano que tiene como misión ser la cabeza de una casa en la que viven los cristianos de vocación o los que han sobrevivido del peligro de muerte habiendo recibido el consolamentum. Preside los ritos minuciosos de la vida comunitaria. Las casas de mujeres tienen una superior a su cabeza.

Los simples creyentes son los que desean recibir el bautismo en su última hora. Asisten o toman parte en ciertos ritos, tienen un rango de ancianidad, son los destinatarios de la predicación, y tienen la obligación de hablar bien de los perfectos, de la iglesia y buscar nuevos creyentes.

Algunos de ellos tienen el depósito de los fondos de la iglesia, recogen los legados y las limosnas, y son los agentes ordinarios de la jerarquía.

No existen clérigos seculares, no hay curas de almas ni parroquia. Sólo el deseo del creyente de llegar in extremis a perfecto.

ESTRUCTURA MONASTICA DE LA IGLESIA

Para el hombre de la edad media, los perfectos que llevan ropa negra no se distinguen de los demás monjes más que por su barba y sus largos cabellos que les hace parecer monjes orientales.

Para el público, hacerse perfecto se considera como una entrada en la religión.
En el catarismo como en el catolicismo, la entrada en la Orden es una alienación de su persona.

Sin embargo, durante la persecución por necesidades de no llamar la atención, la Iglesia Cátara se presenta como un grupo de pares de predicadores itinerantes bajo la autoridad de un anciano. La vida comunitaria, garantía del respeto de la regla se ha roto y los perfectos están condenados a vagar de bosque en bosque ocultándose.

LA CASA DE LOS CRISTIANOS

La comunidad vive en una casa y, como en un convento; entierra a sus miembros en su cementerio. Muchos nobles creyentes se hacen llevar allí en el momento de su muerte, recibir el consolamentum, y ser enterrados en el cementerio de los perfectos.

En cuanto comienzan las persecuciones, estas casas desaparecen sustituyéndolas por bosques, grutas, subterráneos, etc. o bien algunos de ellos entrando en religión en un convento católico. A partir de 1232, la persecución es tan fuerte que debe reunirse lo fundamental de la iglesia cátara en Montsegur y fortificarlo. Algunas casas de perfectos logran instalarse en alguna casa bajo la protección de un noble.

EL NOVICIADO

El joven o la joven que los padres destinen a la vocación de perfecto, deja su familia por la casa de los cristianos.

Visten ropa negra y se les da una instrucción básica y una instrucción más profunda y seria para aquellos sujetos que la merecen. Los jóvenes de disposiciones más modestas desempeñan en las casas de los cristianos un oficio manual, normalmente tejedores y en este aspecto fueron numerosos los aspectos textiles que montaron en sus casas.

Pasado el tiempo de un año de prueba, el novicio debe confirmar la vocación y comenzar el ritual de la abstinencia de comer carne. Entonces la comunidad se pronunciaba sobre su admisión al estado de cristiano.

EL RITO DEL BAUTISMO

El ritual occitano de Lyon comienza antes de describir la ceremonia del bautismo por esta frase: «Si el creyente está en abstinencia, y si los cristianos están de acuerdo para que se le ponga en oración…».

El bautismo cátaro hace objeto de dos ritos: la tradición de la oración y el bautismo propiamente dicho o consolamentum.

El ritual occitano describe la ceremonia: «Los cristianos se lavan las manos y los creyentes también. Después, uno de los puros va hacia el anciano, hace tres reverencias y coloca una mesa, vuelve a hacer otras tres reverencias y pone sobre la mesa un lienzo blanco. Volviendo a hacer tres reverencias pone el libro sobre el lienzo blanco. Después dice «Benedícite parcite nobis». A continuación, el creyente toma el libro de la mano del anciano».

Las reverencias son genuflexiones hechas por un creyente o por un cristiano delante de un perfecto más antiguo.

A continuación, pregunta el creyente en latín «Benedícite, senher» a lo que el perfecto responde «Que la tengáis de Dios y de nosotros». A continuación, se dice «Rogar a Dios por este pecador que Dios me trae», a lo que el perfecto contesta: «Dios os bendiga, os haga buen cristiano y os lleve a buen fin».

Mientras que el creyente tiene el libro contra su pecho, el que preside la ceremonia; anciano, diácono u obispo pronuncia una homilía sobre la iglesia de Dios y la presencia de Cristo en los perfectos. A continuación, hace un comentario del Padre Nuestro.

Después el celebrante pide al creyente un compromiso: «Debéis entender, si esta santa oración queréis recibir que debéis arrepentíos de todos vuestros pecados y perdonar a los demás hombres. Debéis guardar y recordar esta santa oración todo el tiempo de vuestra vida, si Dios os diera gracia de recibirla, según la costumbre de la iglesia de Dios, con castidad y con verdad y con otras buenas virtudes que os dará Dios» después se reza el padre nuestro con el creyente invocando a Dios como buen Señor que le dará la gracia de recibirla con constancia y termina con la frase ritual «Esta santa oración que recibís de Dios, de nosotros y de la Iglesia, tenéis potestad para decirla todo el tiempo de vuestra vida, de día o de noche, sólo o con compañía y que jamás comeréis ni beberéis sin que esta oración digáis primeramente» a lo que el creyente responde:

«Yo la recibí de Dios, de vosotros y de la Iglesia». El creyente hace una genuflexión y da las gracias con la fórmula: «A Dios y a vosotros sean las gracias. Después todos los presentes hacen una doble recitación de un cierto número de padre nuestros acompañados de inclinaciones rituales, las venias.

Así finalizaba el rito de la oración y el creyente podía estar un cierto tiempo en este estado siguiendo integralmente la regla.

Posteriormente y algunas veces a la vez, se efectuaba el ritual del bautismo. El creyente toma el libro que el celebrante había tomado para decir la oración. El celebrante pronuncia una homilía sobre la importancia del bautismo y la justificación del rito cátaro con los pasajes del Nuevo Testamento adecuados. Termina diciendo «Este es el mandamiento de Dios que deberéis hacer en el mundo. Si así lo hacéis tenemos la esperanza de que vuestra alma tenga vida duradera» y el creyente responde: «Tengo voluntad, rogar a Dios para que me dé su fuerza».

Antes del bautismo, el creyente hace una genuflexión al anciano pidiéndole: «Debéis guardar los mandamientos de Dios y odiar el mundo. Si lo hacéis hasta el fin tenemos la esperanza de que vuestra alma tendrá vida eterna». El creyente dice: «Tengo la voluntad, rogar a Dios para que me de su fuerza».

Celebrante «Buenos cristianos oremos por amor de Dios para que dé el bien a nuestro amigo que está aquí». Creyente: «Parcite nobis. De todos los pecados que he cometido de pensamiento, palabra y obra pido perdón a Dios, a la Iglesia y a todos vosotros». Celebrante: «Que os sean perdonados por Dios, por nosotros y por la Iglesia. Y rogamos a Dios para que os los perdone».

El celebrante toma entonces el Libro y lo pone sobre la cabeza del creyente y cada uno de los perfectos le impone la mano derecha diciendo tres veces: «Parcite nobis. Adoremus Patrem et Filium et Spiritum Sanctum» y finalmente, «Pater Sancte suscipe servum tuum in tua justicia et mitte gratiam tuam et Spiritum Sanctum tuum super eum».

(Padre santo, recibe a tu servidor en tu justicia y envía tu gracia y Espíritu Santo sobre él).

La ceremonia se acaba con siete Padre Nuestros el último dicho más alto estando precedido de la plegaria adoremus y de la lectura de los 17 primeros versos del Evangelio de San Juan.

Por fin, después de nuevas invocaciones litúrgicas, los presentes se dan el beso de la paz, los hombres entre ellos y las mujeres entre ellas, hombres y mujeres por el intermedio del libro.

EL BAUTISMO IN EXTREMIS DE LOS ENFERMOS

Ya hemos visto que en la época que no había persecución, los creyentes iban a morir y a recibir el sacramento de consolamentum en la casa de los cristianos.

Según el ritual de Lyon, a los moribundos, los cristianos debían imponerles la abstinencia de la manera siguiente: Debían preguntarles si de Corazón deseaban no mentir, no jurar, guardar las otras prohibiciones de Dios, (fornicación) y si se sentían dispuestos a observar las costumbres de la iglesia y los mandamientos de Dios, y a poner su cuerpo y sus bienes a disposición de Dios y de la Iglesia y al servicio de los cristianos y cristianas.

El rito sigue como en los perfectos pero el lienzo blanco se coloca sobre la cama. Se comienza igualmente el ritual con la oración a lo que el enfermo contestaba: «yo la recibo de vosotros y de la Iglesia». A continuación, seguía el consolamentum según el rito expuesto. El enfermo colocaba sus dos manos juntas entre las manos del perfecto que celebraba.

Si el enfermo sobrevivía debía entrar en la orden con todos sus bienes. El ritual preveía que este superviviente se le bautizase de nuevo debiendo estar presente el obispo para complementar la iniciación. (Endura)

LA REGLA: CONTINENCIA Y ABSTINENCIA

Abstención de relaciones sexuales para lo cual no debe encontrarse sólo en una habitación con una persona del otro sexo, no debe tocar la piel, no debe sentarse en el mismo banco. El cristiano, conforme a sus deseos, debe abstenerse a todo lo que sean carnes, huevos, leche y quesos. El incumplimiento hace perder el bautismo, obliga a una penitencia y hace necesario volver a repetir el bautismo. La penitencia consistía en tres días de ayuno absoluto. Posteriormente es necesario un nuevo ayuno de 40 días.

Era necesario realizar tres cuaresmas al año para cumplir la regla y que tenían lugar: La primera igual que la católica, la segunda después del primer lunes después de Pentecostés y la tercera a partir del 13 de noviembre. Además, cada semana había que ayunar los lunes, miércoles y viernes a pan y agua.

Además no se podía comer sólo, siempre tenía que ser en compañía de otro perfecto y decir el padre nuestro.

LA REGLA: LA VERDAD

Nunca se puede mentir y siempre hay que decir la verdad. Se prohíbe el juramento. Esta regla fue muy peligrosa para la iglesia cátara pues cuando la Inquisición tomaba un perfecto no podía mentir.

LA REGLA: PROHIBICION DE MATAR Y DE LA JUSTICIA

Por creer en la metempsicosis, la prohibición de matar recae tanto en el hombre como en los animales y la prohibición de la justicia se deriva de la frase evangélica: «No juzguéis y no seréis juzgados. No condenéis y no seréis condenados.»

LA REGLA: EL TRABAJO

Según la frase Paulina el que no trabaje que no coma, todo perfecto tiene la obligación de trabajar y no vivir de limosnas.

Trabajaban de tejedores fundamentalmente, en el campo e incluso de médicos.

ORACIONES Y RITOS HABITUALES

La oración es la última obligación de la regla. Se desconoce exactamente las horas en que rezaban y fundamentalmente rezaban el padre nuestro con la fórmula «Adoremus Patrem et Filium et Spiritum Sanctum.» Debían de tener muchas otras oraciones de las que algunas se conocen.

LA PREDICACION

Todos los perfectos tenían la obligación de predicar.

CRUZ CATARA

A pesar de que los cátaros han sido iconoclastas y especialmente en lo que se refiere a la cruz, símbolo de Cristo, por su recuerdo de sufrimiento, en la zona objeto de nuestro estudio, aparece con relativa frecuencia y atribuida a los cátaros una cruz simbólica.

Consta de cuatro brazos iguales que en sus extremos o ligeramente separados de ellos tiene tres circulitos cada brazo.

Hoy en día se usa como símbolo de identificación nacional occitana pintada en amarilla sobre fondo rojo.

Su simbolismo, oscuro, nos remite hacia la explicación esotérica de cruz como una inversión del árbol de la vida paradisíaco. Es el eje del mundo que situado en el centro místico del cosmos se puede utilizar como puente o escalera para ascender a los siete cielos. La cruz establece la relación entre 2 mundos, terrestre y celeste, pero a la vez es una conjunción de contrarios en la que casan el principio espiritual y vertical con la horizontalidad de la Tierra.

Su poder sugestivo es grande por integrar doce circulitos con una cruz de brazos iguales que señalarían los cuatro puntos cardinales.

Considerando los círculos como los doce signos zodiacales, y a la vez nubes solares estaríamos ante la rueda solar con su movimiento y fuerza sin olvidar su relación con la cuaternidad como figuración de un movimiento descompuesto precisamente en cuatro tiempos, hallándose en relación con el polo y las cuatro direcciones.

Sería también pues el signo del polo.

Como la identificación del polo y el cenit como el centro es conocida, la cruz significaría la acción del Principio sobre el Universo.

Por todo lo visto, vemos que hay una profunda relación entre este símbolo y la antiquísima cruz esvástica.

Es de destacar también la similitud de este símbolo con las representaciones posteriores de los movimientos rosacruces por su terminación florida de las ramas de la cruz, hecho que queda plasmado en la pared de tumbas de nobles aragoneses de San Juan de La Peña dónde encontramos una colección bastante amplia de este tipo de cruces.

Así mismo he encontrado este símbolo por algunas zonas de Cataluña he incluso representa al Ayuntamiento de la Bisbal. Gerona.

En heráldica, el color rojo significa «la rosa».

EL TESORO CATARO, ¿ORO, LIBROS, ESMERALDAS O… EL SANTO GRIAL?

Referencia del grial.

El origen histórico de la leyenda del grial relaciona, en el occidente cristiano, el vaso sagrado con la copa o plato en que José de Arimatea recogió sangre del Salvador clavado en la cruz.

Asimismo, sería la copa que usó Cristo en la última cena como cáliz.

Con virtudes maravillosas, este cáliz habría sido traído a Europa por las primeras cruzadas a tierra Santa, disputándose muchas ciudades el honor de poseerlo. La copa posee de por sí su propio simbolismo, aunque una leyenda dice que el grial fue tallado por los ángeles de una esmeralda caída de la frente de Lucibel en el momento de ser precipitado en el abismo. A través de grial, la sangre del Redentor redime del pecado luciferino.

Según Guenón, la esmeralda recuerda en la simbología hindú el puesto del tercer ojo de Shiva y representa el sentido de la eternidad.

La pérdida del grial es la pérdida de la conexión interna y trae con sigo la pérdida del estado paradisíaco, la muerte y el fin de la naturaleza. El grial significa simultáneamente un vaso (grasale) y un libro (gradale).

En cuanto a su búsqueda, concierne, en términos generales a la busca del tesoro perdido entrando aquí en las esferas míticas y analíticas de Jung.

Las tradiciones del Languedoc aseguran que el grial anduvo por los castillos cátaros y finalmente se depositó en Montsegur hasta que poco antes de finalizar el sitio en 1244, desapareció.

Hay topónimos que así lo manifiestan, como los nombres de los castillos de Piedra Preciosa, Piedra Verde, etc. Por eso se dice que el componente principal del tesoro cátaro estaría el Santo Grial con su famosa esmeralda.

Además, sabemos que los cátaros poseían grandes cantidades de oro, puesto que cuando pedían protección armada la pagaban en oro y con buenas condiciones. Sabemos que cuando huían a Cataluña, traían oro. ¿De dónde procedía?

La leyenda dice que este oro procedía del templo de Delfos, aunque algunas corrientes esotéricas alemanas lo relacionan con el ingente tesoro de los nibelungos.

Otros ven en el oro la manifestación de los conocimientos alquímicos de los cátaros por la relación que posteriormente se encontró en la Corona de Aragón (Valencia) entre alquimistas y sectas gnósticas.

Particularmente pienso que el potencial económico cátaro fue debido a tres fuentes:

1.- Su propio trabajo. Tejedores.

2.- El Testamento de los creyentes al recibir el consolamentum.

3.- Las limosnas.

MONTSEGUR: TEMPLO SOLAR

Montsegur es un castillo pequeño en forma de pentágono irregular y con una superficie de uno 700 metros cuadrados. Sin embargo, para tan pequeño castillo, constantemente amenazado, su puerta de entrada es grande (1,95 m de ancha por 3,25 de alta).

Todo esto ha sido estudiado por Fernand Niel quien comprobó que la longitud de la fachada principal (sudoeste) es exactamente igual al doble de la longitud del torreón.

Si se prolonga una diagonal de dicho torreón se va a parar al ángulo formado por las fachadas este y nordeste.

El cuerpo principal está construido sobre dos diagonales iguales entre sí y la fachada opuesta a la fachada principal, recta en apariencia. En realidad, son dos muros que forman entre sí un ángulo de 176 grados. La arista del ángulo se haya señalada por una estría muy fina que no se ve más que con luz rasante.
Al trazar el eje meridiano del castillo este formaba con la fachada principal un ángulo igual a la latitud de Montsegur.

Puesto que el conocimiento de la latitud, en principio sólo interesa a navegantes y astrónomos, el señor Niel llegó a la conclusión de que Montsegur es un observatorio astronómico con el cual se podrían determinar con precisión los ortos helíacos en cada sector del zodiaco.

 

BIBLIOGRAFÍA

BREVE INTRODUCCION HISTORICA SOBRE EL PAIS DEL LANGUEDOC Y SU RELACCION CON LA CORONA DE ARAGON.

1º.- GRAN ENCICLOPEDIA ARAGONESA.

EDITORIAL UNION ARAGONESA DEL LIBRO. 1980

2º.- HISTORIA DE LA EDAD MEDIA

José María Lacarra y de Miguel.

EDITORIAL MONTANER Y SIMON. BARCELONA. 1978

3º.- HISTORIA DE LA IGLESIA.

Ludwig Hertling, S.I.

EDITORIAL HERDER. BARCELONA. 1961

4º.- COMPENDI D`HISTORIA DE CATALUNYA

Antoni Ferret.

EDITORIAL CLARET. BARCELONA. 1973

5º.- GRAN HISTORIA UNIVERSAL.

José Angel de Cortazar y Ruiz de Aguirre.

Julio Valdeón Baruque.

CLUB INTERNACIONAL DEL LIBRO. MADRID. 1988

6º.- HISTORIA DE LA HUMANIDAD.

UNESCO. 1973

7º.- LE CHATEU DE MONTSEGUR.

GROUPE DE RECHERCHES ARCHEOLOGIQUES DE MONTSEGUR ET DES

ENVIRONS.

BREVE EXPOSICION DE LA RELIGION CATARA, SU ENTRONQUE MANIQUEO Y LA INTERPRETACION DEL EVANGELIO Y EL ACOPALIPSIS DE SAN JUAN

1º.- HISTORIA DE LA FILOSOFIA.

Julián Marías

REVISTA DE OCCIDENTE. MADRID. 1961

2º.- LES CATHARES EN OCCITANIE.

Robert Lafont y otros.

FAYARD. PARIS. 1982

LA IGLESIA CATARA COMO SOCIEDAD SECRETA: ORGANIZACION, RITUALES Y SIMBOLOGIA CON ESPECIAL MENCION EN EL SACRAMENTO DEL CONSOLAMENTUM Y SU CRUZ SIMBOLICA.

1º.- MONTAILLOU, ALDEA OCCITANA DE 1294 A 1324.

Emmanuel Le Roy Ladurie. TAURUS. MADRID. 1982

EL TESORO CATARO: ¿ORO?, ¿LIBROS?, ¿ESMERALDAS? O… EL SANTO GRIAL.

1º.- EL TESORO CATARO.

Gérard de Sède.

PLAZA & JANES. BARCELONA. 1975

2º.- GARGORIS Y HABIDIS (Una historia mágica de España.)

Fernando Sánchez Dragó

LIBROS HIPERION. 1975

HIPOTESIS DE UN CAMINO INICIATICO EN ARAGON CON SU CULMINACION EN MONTSEGUR.

Referencias de D. Miguel Alvarez Garós

HUELLAS DEL CATARISMO EN LA CORONA DE ARAGON

1º.- HISTORIA DE LA ALQUIMIA EN ESPAÑA.

  1. García Pont

EDITORIAL NACIONAL. MADRID. 1976

2º.- REFERENCIAS DE D. MIGUEL ALVAREZ GAROS.

MONTSEGUR: TEMPLO SOLAR

1º.- LE MYSTERE OTTO RAHN. DU CATHARISME AU NAZISME.

Christian Bernadac

EDITIONS FRANCE-EMPIRE. PARIS. 1978

Conferencia «Distintos aspectos del catarismo». Miguel Álvarez Garós. 28 de enero de 1990.

 86 Visitas totales,  1 Visitas de hoy

Scroll hacia arriba